11.7.05

Presentación de Filum

Un día me cayó un rayo: mi voluntad se congeló de un sólo golpe, y ahora busco respuestas...

Filum es la continuación de Nairda´s blog-lab. Es un blog experimental y temático cuyo contenido trata de discernir una experiencia singular que es susceptible de acontecer por diversas inducciones existenciales. En este sentido es un blog que invita a una reflexión filosófica exasperada. De hecho, como el visitante puede darse cuenta, la leyenda de este blog se inspira en lo que Nietzsche denominó El grado de congelación de la voluntad. Este grado es la remanencia de un estado existencial que remite a un acontecimiento capaz de romper con La vida de uno: un acontecimiento referido a lo que aquí consideramos es El instante que sobrepasa. Por su parte, según su alumbramiento, este instante quiebra la línea de la existencia y cimbra El sentido del ser. De modo que el visitante encontrará una exploración literario-reflexiva que no evita silenciar la recurrencia a ese estado inaudito. Esta exploración acaso rinde cuenta de ese estado como un susurro, como Un secreto en la punta de la lengua. El visitante que sepa leer entre líneas, o mejor aún, el visitante cuya existencia haya podido llevarlo hasta esos confines y umbrales, se percatará de que la singularidad del estado rompe con el propio discurrir de la historia. Es por ello que dicho estado no puede solaparse por una normalidad común y ordinaria. En efecto: para esta normalidad, ese estado es sin más patológico: es un estado que remite una experiencia descarnada del ser enfermo. No obstante, para Artaud y para nosotros mismos, El enfermo brilla.

Se abre entonces la posibilidad de desplegar sin más un discurso que nos permite resignificar esa experiencia, un discurso cuya erudición nos permite redefinir filosóficamente el aspecto histórico de la entredicha experiencia. Una primera resignificación se desenvuelve desde lo que Foucault consideró a partir De la experiencia de la locura. El propio Foucault estiliza y reviste la singularidad de ese estado existencial, remitiéndolo al discurrir vital de la experiencia nietzscheana. El atrevimiento de Foucault respecto a la locura nos lleva por un descuido hasta lo meramente dionisiaco: hasta la embriaguez y el éxtasis de la liberación decimonónica. Según lo oculta la presunción de Foucault, y según lo traza la transversal de su pensamiento, la experiencia de la locura se traslapa con La droga y el discurso de la experiencia. Surge entonces el camino que nos lleva hacia una forma de pensamiento que surca todos los sedimentos de la historia, y que los hace estallar insospechadamente: surge un entonces avatar que nos permite esgrimir El pensamiento de lo posible. De ahí en adelante, sólo nos queda un desprendimiento de la experiencia: nos queda un sensible desmembramiento que sólo de golpe la toxicidad del ser puede llegar a agenciar. O mejor aún: nos queda un desmenuzamiento que recita una serie de Voces ácidas en disputa, un conjunto de Sonoridades intensivas vertidas en sus propias Microdiseas, cuyas ondas rellenan ese cuerpo vacío que clama por su erotismo: es un cuerpo de Pasajes Modulares y de Flexiones, un cuerpo cibernético de trampas cotidianas..., un Cuerpo sin Órganos

Filum 2005 ©®™